gimnasios
Acceso empresas
Estás en: Inicio » Noticias » El mal humor y el estrés envejecen

El mal humor y el estrés envejecen

Los enfados y ataques de ira pueden causar daños serios al corazón. El sistema inmunitario se pone en marcha en la fabricación de anticuerpos, previendo que algunos de los tejidos sufran heridas. Cuando con un enfado, mal humor o estrés la persona contiene su ira, los órganos y los tejidos se van desgastando. Así, el mal humor se acaba convirtiendo en un factor de riesgo más de cara a padecer una enfermedad coronaria, pues las paredes de las arterias se deterioran ante la presión sanguínea y la grasa que se acumula se transforma en colesterol en lugar de energía.

Así, los expertos aconsejan que en caso de discusiones o enfados en situaciones diarias laborales o en el ambiente de ocio se debe mantener la cabeza fría y evitar cualquier enojo para no empeorar nuestra salud.